25 dic. 2014

Silencio.



Silencio.
Escucha el rumor del mar, las olas saltando en la eternidad de los tiempos.
Sólo las aves entienden la voz que existe bajo el constante vaivén.
El horizonte es un lugar inexplorado, espejismo multicolor.

Silencio.
Un cielo despejado, el oxígeno entrando en cada orificio de la piel.
Entre las rocas, los caracoles atrapan en su espiral la infinitud de los tiempos.
Evolución que continúa su marcha, lenta y firme. Polvo milenario.

Silencio.
El viento canta, la atmósfera atrae las notas del universo, modelando cada parte de la geografía del planeta. Entre los árboles la armonía se acentúa.
La energía fluye en cada instante. ¡Hay vida! Silencio…


Szív Márquez

Texto publicado en la Revista Trazluz vol. 9 

9 dic. 2014

La palabra olvidada

Un buen día se me perdieron las metáforas.
Una mascada de silencio atrapó las frases,
juntó las palabras y sin más se enterró bajo un rosal lleno de espinas.

De pronto olvidé el lenguaje, no pude expresar sentimiento alguno.
Ante mis ojos sólo existía una enorme oscuridad,
sin color, sin forma... la realidad era un hueco vacío
que se movía bajo mis pies de forma vertiginosa.

Grité, aunque de mi voz sólo surgía un balbuceo.
Quizás podía obligar a mi cuerpo saltar, moverse, agitar las manos...
incluso correr entre esa vacuidad,
me sentía  ligera, desafiando la gravedad.

De pronto, en esa cima ingrávida, rodeada de oscuridad y silencio
apareció de nuevo la palabra. No esa llena de adjetivos y formas.
Surgió libre,  pura,  en forma de onda a la altura del plexo.
Fue una palabra dolorosa, hostil, abriendo paso entre células de sangre.

Sentí desgarrarse  parte de la carne y el hueso mientras brotaba;
su manifestación fue como el rayo quemando la piel, horadando mi ser.
Era la palabra olvidada del espíritu. La que no necesita metáforas.


¡JUSTICIA!
¡JUSTICIA!
¡JUSTICIA!

Esa, la que existe desde el inicio y subleva las almas.

Szív Márquez.


20 oct. 2014

La primera vez que miré en tus ojos las ventanas del  universo creativo quedé atrapada en este mundo, intentando encontrar la poesía...ahora recuerdo que  al principio seguía tus huellas, después sólo deseaba como Machado, andar haciendo camino... hoy mientras los recuerdos se columpian entre el silencio de las notas, mi ser sonríe... porque al seguirte y sin proponérmelo alcancé una que otra estrella.

Szív Márquez.


13 oct. 2014

Las voces no bastan...

El grito de TIERRA se ahoga entre un río púrpura.
Ni siquiera los peces son capaces de manifestar su incomodidad,
las aves ya no cantan jubilosas en el cielo.
Las voces no bastan.

En el camino no hay viñas, un humo denso acompaña el vuelo de las cigarras.
Hasta los caracoles se esconden en la grieta de las piedras.
Los árboles suspiran el recuerdo de campos verdes.
Las voces no bastan.

Ondas que generan destellos violetas en el ambiente,
derramando agua salina entre el polvo y los huesos,
entre la hiriente columna que deja el relámpago bajo una lluvia roja y espesa.
Las voces no bastan.


Ayer encontré una piedra rasgada con la uña de mis hermanos...
de ella salía un río de imágenes, gritos, tambores, protestas.
Desde el cementerio un tumulto gritaba ante sus tumbas abiertas:
¡LAS VOCES NO BASTAN!

Szív Márquez.

 

22 sept. 2014

Resurrecciones...

Tengo la sospecha, en mi interior la vida me lo grita. Es como si hubiera muerto y resucitado seis veces. La primera a los cuatro años, con aquel robachicos, ¿acaso morí? y entonces mi cielo fue continuar, crecer sin darme cuenta que un cuerpo de cuatro años había muerto. La segunda muerte fue a los nueve,  estaba jugando en la casa de una vecina cuando caí de las escaleras, recuerdo los gritos de la señora. Cuando desperté me dijo que había estado inconsciente por más de media hora...  mi tercer muerte fue  en el 2007, la más desgarradora. Fue una muerte muy sentida, esa marcó mi espíritu, el miedo a la noche, miedo a andar a deshoras fuera de casa... mi cuarta muerte fue en el 2012 un coche blanco que no respetó el semáforo. Sí,  seguramente era mi cuarta resurrección porque sólo un milagro pudo haberme salvado de aquel atropello. Recuerdo claramente la calle vacía, yo cruzando y de pronto, de la nada aquel coche que venía veloz hacia mí, la mente  en blanco y como si algo se interpusiera entre el coche y yo, a sólo unos centímetros, "se detuvo, giró y siguió su carrera" cosas de la relatividad supongo... la quinta muerte la tuve en  un  taxi a punto de chocar con una camioneta ¿Acaso el taxi realmente chocó y mi realidad sólo es una continuación más de mi alma?, la sexta en el 2013, el coche de mi tío que por poco y cae a un barranco en plena autopista con toda la familia dentro,  fue un milagro encontrar un espacio a la orilla de la carretera y que ningún otro coche viniera detrás ni adelante ¿o acaso todos caímos al barranco y todo esto es sólo la ilusión de la vida que sigue su curso?

Llevo seis muertes, seis resurrecciones en las que he logrado apreciar mis ojos, mi voz, mis manos, el equilibrio que me da el oído, mi familia, mi sol, mi cielo, la tierra, el espacio de la naturaleza que habito, mi casa, el aliento. Pero sobre todo,  esas seis muertes me han llevado a apreciar al Ser Humano. Cada vez que camino, cada vez que resucito observo mi imperfección,  es cuando amo más la vida, me descubro parte de la naturaleza, no fuera de ella.

¿Cuántas veces he muerto?¿Cuántas resurrecciones he tenido? ¿Cuántas pieles he dejado atrás? En cada golpe, en cada herida, la vida continua. Hoy amo la lluvia más que cuando tenía cuatro años, el sol que se levanta detrás de la montaña, las constelaciones, sobre todo la de Orión que parece hablarme desde lo alto.

Parafraseando a Octavio Paz:  Dentro de cada ser humano existe aquel tallo con dos flores gemelas. Quizás después de todo vivir o morir no sean las caras de dos mundos contrarios. 

Szív Márquez.

12 sept. 2014

STOP

Hoy el reloj ha detenido su curso,
aliento que medita.
En el vacío escucho el compás de la vida.
Un instante, espacio eterno.
La lluvia lava mis pies.
Afuera hay ruido, por dentro calma.
Szív Márquez

24 ago. 2014

Tarde aliento

Soles, cruces, arenilla tocando el pavimento.
Un murmullo de hojas saluda la tarde entre el ruido de un claxon.
Reflejos dorados, naranjas, espejos azules.
Tarde viento, tarde césped, tarde cielo.
Domingo de risas y ensueño.
Coches que van y vienen, canto de aves en la atmósfera de cemento.
A lo lejos la montaña, una torre, árboles cobijando terrazas. Canción, murmullo de voces.
Tarde hoja, tarde fiesta,  tarde aliento.
Szív Márquez.

31 jul. 2014

Préstamo de ojos.

Para un excelente prestador de ojos: Mike Díaz.

Hace un tiempo, un velo oscuro cayó sobre mis ojos obligándome a andar a ciegas. Sí, a ciegas. Mis ojos eran incapaces de observar la verdad.  Como sólo miraba una parte de la realidad  daba tumbos por aquí y allá.  Desesperada por tal condición decidí hacer un pedido, necesitaba urgentemente que alguien me prestara sus ojos por un poco de tiempo para mirar con cierta claridad.

Pedir prestados un par de ojos no es nada fácil, el aval tiene que ser la propia conciencia y como requisito indispensable está la verdad. Hay ojos  para todo tipo: especialistas en  historia,  biología, matemáticas, valores, humanidad, etc.  Así que mi prestador de ojos tenía que ser un especialista libre de subjetividades.

No es la primera vez que pido prestados un par de ojos. Los he pedido  para temas tan comunes como las teorías evolucionistas, lo cual he disfrutado muchísimo. A veces, un par de ojos distintos pueden hacernos viajar a través del tiempo incluso a épocas A. C.  También sirven para armar interesantes debates desde el blanco pasando a grisáceo y llegando al negro, o de forma multicolor.

Pues bien, conseguí al mejor prestador de ojos que pudiera existir en su momento. Conocía el tema, era muy objetivo y al menos evitó que el velo oscuro sobre mi vista continuara desviándome del camino.

Vale la pena conseguir un préstamo de ojos de vez en cuando para afinar un punto en el esquema de la hoja, realizar un nudo con maestría, captar la distancia exacta entre el mar y el cielo. Incluso para observar el universo y lo relativo del tiempo.

Un préstamo de ojos es más que un simple intercambio de energía.  Porque unos ojos diferentes a los de uno mismo pueden hacernos mirar hacia adentro y también hacia afuera. Al punto fino y al infinito, recordar quienes somos y hacernos mirar la meta que hay más allá del horizonte.
Gracias a un préstamo de ojos se puede recordar la inmensidad, las puertas que se abren, la canción al interior del alma, el optimismo  y sobre todo la facilidad para alcanzar estrellas.

Szív Márquez.

8 jun. 2014

I


Jamás pregunté por los silencios,
una noche lluviosa el alma  vagó por la inmensidad.
Quizás fue la lluvia o  probablemente la claridad ceremoniosa de otro silencio. 
La fluidez del agua o las ondas de su fuerza cristalina.

Ahora comprendía las ondas dulces y tranquilas del iris
que recordaban aquél lago junto a un ciprés.

Fuí capaz de viajar a través de tu mirada, 
llegué a un pueblo de escalones antiguos y paredes viejas.
De calles empedradas y caminos de tierra. 
Un pueblo inusual de travesía sin fin.

Escuché el canto de aquellos ojos.  A través del eco de la lluvia pude mirar tu danza a lo lejos. 
Como si despertará de un sueño encontré  mi alma vagando dosmil años en un edén.
Tu edén de campos verdes y lagunas cristalinas.


Szív Márquez. 








27 may. 2014

Quinto.





















Entre las puertas del escepticismo
frases actuales que el tiempo borró.
¿Dónde queda la gracia? ¿Dónde el saber?
Si el fluir del tiempo
deja caer como inmensa cortina el velo blanco, denso, cegador...
Hasta que las palabras vivas, caprichosas,
surgen en la voz,
en mil voces como un eco lejano,
Lejano...
Lejano...
Contando una historia, mil, dosmil años y más atrás,
en el inicio de los tiempos,
cuando la palabra era pura y mágica...
Caminaré descalza sobre la tierra y descubriré sus secretos.
Escucharé el canto que surge de su interior.
La palabra que salva,
esa la que tiene fuerza, la que es capaz de materializarse a sí misma con sólo nombrarla.
Quinto, ¡Quinto!
Tanto hoy, tanto ayer...un todo, una nada.

Szív Márquez

25 may. 2014

NOTICIAS DEL REINO

                                                       


Apareció un muerto sonriendo en campo abierto.

Los dragones han dominado la aldea.

Las estadísticas dicen que 1 más 1 igual a cero (el vocero del rey se ha encargado de que el pueblo las crea.)

Los aldeanos continúan distraídos con mitos de ninfas, tritones y sirenas.

En la aldea hay adelantos científicos,  mientras la parte humana del aldeano parece no evolucionar.

Se ha desatado una guerra en el campo de ciprés, otra en el  de arándanos, una más en los viñedos y hasta en los campos de girasol.

Los aldeanos más inteligentes han hecho equipos para promover el cuidado del medio ambiente en la aldea, y el uso de algunas reglas establecidas por la comunidad llamadas valores.

Algunos pesimistas opinan que no tiene caso rescatar a la aldea, los aldeanos más optimistas dicen que  preservar la vida de la aldea es responsabilidad de cada habitante.

Los dragones sonríen bebiendo el rojo vino...

Szív Márquez.


23 abr. 2014

PERSPECTIVA (Homenaje a los Mediadores de lectura 23 de abril día mundial del libro)




José Nieto entra, las llaves se le caen haciendo sonoro ruido.
Diego Velázquez: -¡Callaos! que no dejáis ordenar esta maravillosa pintura en mi mente. Debe ser una de mis mejores creaciones
¡Escuchad!: Una mesa larga, muy larga con lino verde, a su alrededor 13 escribanos mas una que preside. Seis a la derecha, siete a la izquierda, una a la cabeza. Debo poner luz, mucha luz. Al fondo una mesa, tres sillas, tres personas que aparecerán entre las sombras para dar profundidad. Arriba cuatro candelabros, un poco a la izquierda una mesa con pergaminos y cuatro ventanales en perspectiva. La vista de las 14 personas hacia nosotros, mirándonos.
Infanta Margarita: Buenos días tenga vuestro gentil servidor, ¿cuándo pintará un cuadro para mi?
Diego Velázquez:- Muy pronto vuestra alteza, muy muy pronto.
La infanta Margarita se dispone a saborear en un jarro chocolate que María Agustina Sarmiento le alcanza no sin antes hacer una reverencia. Isabel de Velazco llega y le pregunta a la infanta Margarita si desea salir a dar un paseo por el bosque.
Margarita contesta que sí, un poco más tarde ya que en ese momento mira a Diego Velazquez hacer uno de sus retratos.
Felipe IV entra. Saluda al viejo pintor, mientras avanza le comenta a Margarita de Austria sus deseos de salir de cacería la mañana siguiente. Al ver a su perro cerca de Maribárbola y Nicolasillo Pertustato pide a estos lo lleven fuera del salón donde se encuentran. Pertustato que es un poco sordo no entiende y lo patea.
Marcela Ulloa le susurra al sirviente que lleve al perro a un lugar de descanso antes de que el rey se enoje por la acción de Pertustato.
Pero Felipe IV no está interesado en el perro en ese momento, le causa curiosidad el rostro de Diego Velázquez quien lo mira sin ver. Felipe IV observa de cerca sus ojos, estos tienen el reflejo de una mesa larga, muy larga con tela de lino verde que no está en la instancia. Felipe IV se talla los ojos, vuelve a mirar el reflejo de los ojos de Diego y observa ahora a 14 personas alrededor de la mesa, una a la cabeza y 13 escribanos que con tinta de carbón anotan en encuadernados pergaminos mirándolo fijamente.


Szív Márquez
Habían pasado poco más de tres siglos cuando el oráculo le habló: "Todos somos agua y entre las ondas nos encontramos".

Szív Márquez

Y al cerrar los ojos miró: la vida estaba ahí...

Szív Márquez 

18 abr. 2014

Temblor.

Soñé que la tierra temblaba, en la réplica mi cuerpo era llevado por algún tipo de vehículo. La sombra de mis manos inertes tocaba la tierra. El rostro saboreaba el polvo, una tierra seca y amarilla bajo el sol abrasante...

Szív Márquez.

30 mar. 2014

Senda.

Estuve en un crisol
adelgazando el alma.
Szív Márquez

                                         San Antonio de Areco, 16/05/2015 19:35
                                         Nikon D5000
                                         Objetivo 18mm
                                         30' f/4.5 ISO200
                                         Trípode
                                         ©MB Fotografía Recreativa





Orión en lo alto sonríe al mirarme:

    He subido y bajado veredas siguiendo la corriente del río,
    la estrella polar, el sol o  una simple voz en la niebla.
    Ahí,  entre la savia, dos voces se cuelan.
    Los cantos esparcen suspiros violeta ante un bosque de ojos: alientos de río.
    Detengo un momento los pasos de abeja. Mis manos son agua, una fuente de estrellas.
    Entre muros de roca  un eco resuena. Estalla en mil verbos, un recuerdo, dos poemas.
    La visión se desvanece, el camino apremia.
 
 La palabra no dormía, seguía aún en el interior persiguiendo tus huellas.

                                                                                                              Szív Márquez




24 feb. 2014

Guadalajara.




Capturando el tiempo en mi reloj de arena.
Dejaré escapar los momentos...
Mira: empiezan a fluir, sueños de sol y esfera.

Szív Márquez.

Szív Márquez.

12 feb. 2014

Duelo



Cruel enero, cruel febrero.
Tengo un gran lamento saliendo del corazón.
------------

La herida se abrió a la altura del pecho,
fue un trazo grande en forma de cruz.
Una parte de mi se quebró como cántaro, dejó escapar voces, trinos, lamentos agudos y llanos...
Lágrimas que no vertí, gritos que ahogué en susurros.
Hoy lloro a mis muertos.
La tristeza explotó volviendo arcilla mis pasos,
sueños poblados de fantasmas...
Abrazos que no volverán, palabras al viento...
Mi voz se ha cerrado ante la herida en cruz.
Cielo: Escucha el llanto no vertido, mira mis ojos secos, atiende las mil plegarias.
Hoy...
Hoy lloro a mis muertos.

Szív Márquez

31 ene. 2014

Dal-Canto

Hoy me llamaré abundancia.
La lluvia queda por testigo:  el mar será la extensión de mi nada.
Un puño de aliento bastará para llenar mil graneros de estrellas.
Ni el desierto se salvará.
Las dunas servirán de refugio, el sol temblará de nostalgia.
Cubriré la espiral con piedrecillas verdes, transparentes, 
que cantarán :

"élvez
spirál
bőség..."

Szív Márquez










élvezi a spirál a gazdagság

21 ene. 2014



Noticias del reino


Una oruga en  el pavimento vocea su metamorfosis, mientras el gato la caza.

La plaga de dragones continúa...

El rey de bastos declaró la guerra al rey de espadas.

Las guacamayas se han declarado a favor de los dragones.

Los aldeanos se entretienen con leyendas de  ninfas y duendes.

Los filósofos de la aldea anuncian un cataclismo mayor ante tanta locura...

Szív Márquez.




20 ene. 2014

Esto no es un poema.

La inspiración se fue,
escapó por las ventanas,
Alcanzó la montaña
y se colgó de una nube.
He quedado
con un tropel de palabras
indecisas, débiles, indiferentes.
Olvidé mi lenguaje
aquel de palabras bellas,
único para expresarme.
¿Cómo hablaré ahora
al universo?
¿Qué hago para
alcanzar estrellas?
¿Cómo podré decir
Lluvia, vida, canción?

Pasará, pasará...
porque todo es relativo.
Algún día podré llamar a cada constelación por su nombre
y distinguiré el canto de las aves...

Szív Márquez