9 sept. 2010

IMPOSIBLE

“Juraría que eran la misma persona… de no ser porque un cuerpo no puede estar en dos ciudades diferentes al mismo tiempo…” Szív Márquez.


IMPOSIBLE…

Al principio, no te tome importancia… total, uno más entre la multitud. Aunque me llamaba la atención tu inquietud… tomabas fotografías y como flash, desaparecías y aparecías… hasta que alguien dijo por micrófono: -¡ Receso! Regresamos a las cuatro.

Indiferente… salí, en el restaurante donde todos comeríamos te ví de nuevo, ésta vez frente a mí. Alguien nos presento y sin más desapareció…

-Me gusta la fotografía, próximamente haré una exposición en…- y al decirlo me miraste como si supieras que continuamente viajo hacia ese lugar.

Yo te miraba fijamente porque no podía creer el parecido físico… la sonrisa, los ojos… hasta el corte de cabello (¿un clon?). Entonces relataste lo fascinante que es atrapar la imagen de un niño cerrando sus ojitos al pegarle a la piñata, tomar la secuencia de aves formando una V ante el destello de luz, la maravilla de asombrarse ante los instantes capturados por un flash… las sonrisas… las expresiones de cada persona…Y al final: - también escribo...

Estas últimas palabras retumbaron en mi mente y me hicieron sospechar…¿En verdad eras un extraño? ¿Acaso no reconocía tus ojos, la sonrisa, las ideas?

Después de las cuatro de la tarde me mirabas a lo lejos y sonreías, observabas… ¿burlón? Yo solo deseaba decir: - ¡Te conozco! Eres tú, tras ese disfraz de extraño… eres tú con otro nombre, otra voz, otra ciudad y otro tiempo… aunque con el mismo cuerpo.


Szív.