3 dic. 2016

Mientras camino...



Camino entre las manchas sonoras que van dejando a la distancia, como huellas tangibles el ruido ensordecedor de los ecos.
Soy un conjunto de signos, interrogantes y exclamaciones que avanza abriéndose paso entre la espesura de un bosque.
Poco a poco me he librado de una carga profunda de dudas e incertidumbre, cada paso aclara la visión del horizonte.
Te he dejado atrás, mientras estabas absorto jugando ajedrez. Antes estuve un largo tiempo mirando tu rostro resplandeciente.
No hay lamentos en el camino, conforme avanzo puedo mirar el mundo en perspectiva: me gusta sentir el aire jugando con mi cabello, la emoción de andar y descubrir nuevas líneas entre la sombra o la luz.
A veces hago una pausa, viajo columpiándome entre cada nota de luz, la música me envuelve mientras saboreo una taza de café, los destellos de luz, como esferas luminosas guían mis sueños...

Szív Márquez 

19 sept. 2016

Diálogo entre ecos...


-Los pensamientos vuelan entre el bullicio de los árboles
                                           entre el bullicio de los árboles

-El viento continúa trayendo los ecos del mañana
                                               los ecos del mañana
                                                   
 -Puedo soñar contigo en el centro de un pueblo jugando ajedrez
                                                            un pueblo jugando ajedrez
                                                                           
-Tú caminabas mientras tanto en medio de las bancas de un parque
                                                                      las bancas de un parque
                                                                                     
-Traías puesta tu playera blanca y el sol hacía resplandecer tu rostro
                                                       el sol hacía resplandecer tu rostro
                                                                        
-Entonces fuiste como siempre a platicar con el viento
                                                      platicar con el viento
                                                                   
-Lo único que no sé es si ganabas o perdías la partida...
                                      si ganabas o perdías la partida...
                                                                     
-Eso lo dirá el tiempo, el viento o el bullicio de los árboles...
                                                       el bullicio de los árboles...
                                                                       


Szív Márquez



31 ago. 2016

Minificción

Observó cuidadosamente un vaso de agua transparente mientras recordaba los sucesos de la última semana. Ahí, dentro del vaso vislumbró una pequeña embarcación que flotaba tranquilamente, sin pensarlo sus manos comenzaron a mover el vaso primero de forma suave, luego de forma enérgica. "Curiosamente podemos controlar tranquilamente un barco enmedio de una gran tormenta". El diminuto barco logró mantener el equilibrio y al dejar reposar el vaso, desapareció. 


Szív Márquez

14 ago. 2016

Jugo de naranja

Temprano, muy temprano discuto los sabores de la mañana o entiendo mi gusto por la tarde y la noche lluviosa. 
Entablo sueños aún en el abismo de un café americano, aunque a veces prefiero un jugo de naranja, será porque cada naranja despide a gotas el sol...Mi pensamiento juega: quizás el punto exacto es ahora, cuando mi vaso está medio lleno.Ante la transparencia del cristal puedo mirar la distancia.
La distancia me permite Ser, observar el ayer, el ahora. Entender unas manos, una palabra, un gesto. los mil gestos... Las mil gracias, el camino no es un laberinto aunque lo parezca. 
Adoro la noche lluviosa aunque exista el recuerdo triste de un suéter gris y baldosas mojadas.
Como mis ancestros sigo recibiendo fuerza del sol, cada vez que exprimo algunas naranjas para hacer jugo... El jugo de los adioses...

Szív Márquez.

10 ago. 2016

Un microrrelato.

Una vez, hace mucho, mucho tiempo un ser humano encontró el valor de las palabras y quiso atraparlas, encerrarlas para evitar que escaparan. Buscando, buscando no encontraba el elemento adecuado para su fin. Las dibujó en el agua pero inmediatamente desaparecían. Pensó en el fuego pero era difícil de manipular y la escritura en llamas quemaba bosques y desaparecía con la lluvia. El aire era imposible siempre se las robaba.  Entonces decidió utilizar un poco de arcilla recogida del mismo suelo que pisaba... la madre tierra fue tan generosa que acogió en su seno las palabras. El hombre estaba tan feliz que los primeros trazos que guardó fueron de agradecimiento, otros vinieron a mirar lo que guardaba  y al posar sus ojos en las palabras estas eran liberadas de la arcilla pero  ya habían dejado su huella plasmada...


Szív Márquez

4 ago. 2016

Voces


-Puedo caminar entre cuencas vacías y formar puentes, enlazar sueños. 
-Tomar un poco del sedimento, pulverizarlo y darle vida con un poco de agua. 
-Despertar el espíritu haciendo oscilar la campana del universo.
-Vibrar, vibrar y transportar las ondas hasta lograr el viaje que llena los sentidos, captando la belleza del instante. 
-Transformarlo todo, desde el negro al blanco... manteniendo mi copa en lo alto.
-Puedo acercarme, observar tu mundo bajo el lente de una gota de agua, utilizar cada árbol para escuchar y enviar algún mensaje con el eco de la lluvia. 
-Hoy te he visto bajo la sombra de un árbol, vistiendo de negro. Sonreías, lo supe al mirar tus ojos. 
-Me he despedido ahí, bajo la sombra de ese árbol tomando mi bolsa azul. Elegí el camino a la derecha,  aunque no hay flores puedo disfrutar la vereda...
- y la extensión del cielo.

Szív Márquez


1 ago. 2016

Cargo una bolsa conmigo

-Cargo una bolsa conmigo para guardar las palabras que sobran o sacar aquellas que hagan falta...
-Porque en caso de necesitar volar... la convertiría en papalote
-Cargo una bolsa conmigo para vaciar mi nada y llenarla de todo.

Szív Márquez

Un poco de spoken word...

Yo soy
Semilla crecida en terreno fértil.
Energía universal materializada.
Soy la voz que grita entre aparentes susurros.
Ese eco repitiéndose tras la huella.
Sonrisa tras la lluvia de marzo.
Soy fortaleza esculpida en materia débil.
Sueños lanzados al viento.
Soy tiempo, soy paz,
Soy espacio,
Soy Szív...



Szív Márquez.

25 jul. 2016

Lluvia de marzo





Una voz juega en el laberinto del viento, cae como cascada fresca convirtiéndose en río...
Par de  huellas tras el movimiento, ojos descubriendo pasadizos.
Una mano tatuada de incógnitas sale del interior de la tierra, pretende ir de caza tras la lluvia con una red para mariposas.
La voz ha descifrado los enigmas, encuentra un sendero en la espesa niebla...
Lluvia de marzo...  entre los ecos de un bosque.


Szív Márquez

15 jul. 2016

Había elegido la noche como medio de transporte, ya que en ese punto el tiempo solía detenerse para ser abordado.

Szív Márquez

23 jun. 2016

Cerca de los poetas. Autor: Roger Casadesús

¿Cómo saber donde estamos? ¿Con que medirlo o atarlo?
¡Sucede en instantes tan rápido! Que permito otro sorbo del mismo vaso pues no quiero otro, cuando el tiempo muy veloz una vez detenido, observó su recorrido al preguntarte:
¿Empieza todo?

¿Como saber a donde vamos? ¿Con que decirlo o soñarlo?
Me confundió tu voz en ella atrapado, tu sonrisa de niña traviesa que siempre consigue desplomar grueso muro de insensato añorado.
Sigues relatada en páginas dibujada en blanco,
siempre muy cerca de mi,
de mi lado.

Pdata-"..Y radiando en ellas la del Sol, se forma este pedazo de cielo, bien herrado"

Roger Casadesús

22 jun. 2016

Amar...

Hoy tuve un sueño  muy interesante y curioso:

 Estaba en un barco en ruinas. No, no era el Titanic pero si muy grande, tanto que la gente prefería estar en cubierta. Bueno realmente no se si eran personas o almas porque andábamos sin tocar el suelo. Para entrar al barco, simplemente nos dejábamos caer por un agujero de la puerta sin miedo a causarnos daño o dolor (Ahora que lo pienso, ahí debieron estar algunos escalones, pero no había ninguno). Recuerdo haber salido a cubierta y tras de mí otras dos almas, entre quienes estaban encontré a un señor que desconocía, estaba en un rincón de la cubierta quejándose y al mismo tiempo tratando de resignarse. Me dijo que su esposa tenía muchos defectos pero debía amarla ya que estaría con ella una eternidad. Cuando lo escuché, me dije que al despertar debía decirle esto a un amigo. Después sólo recuerdo mirar mis pies impulsándome, mientras nadaba buscando la superficie del mar...

Szív Márquez.

3 jun. 2016

Mi abuelo vive en el azul del cielo bajo el sol brillante y la esperanza de vida. Habita en el campo, escondido dentro de las semillas que me recuerdan sus manos morenas, en la tierra fresca y en los ríos. A veces se acerca como espíritu de fortaleza y alcanzo a distinguir sus ojos risueños ante las bromas cotidianas. Lo descubro en mi sonrisa al escuchar el canto de las aves y la lluvia que cae alegrando el  alma. He llegado a sospechar que es también la paz desbordante ante la maravilla del universo, de vez en cuando el viento trae su voz como si quisiera compartir conmigo un poco de cielo...
Mi abuelo Agustín Ramírez vive, vive en este vals y al escucharlo mi corazón canta... canta y baila ...

SZÍV MÁRQUEZ

18 may. 2016

Hoy... mañana...

Si la lluvia surcara cada paso,  la inminente melodía entraría en los sueños,
siguiendo el sendero tras de nosotros.
Sus acordes evitarían tropezarnos en la oscuridad. 
¿Hacia dónde nos lleva el camino?
Hoy es de día
solo puedo mirar luz, luz brillante a nuestro alrededor.
El río que nos lleva es como un espejo de virtudes y defectos...
Me agrada sonreír a la claridad y llevar en el interior su resplandor. No más huellas en la penumbra
ni miradas en el abismo.
¿Y mañana?
Mañana... Andar, moverse, jugar a proyectar ideas, subir montañas, navegar, saltar, volver sonrientes a la claridad...  ¡beber la savia de la vida...!

Szív Márquez.



16 may. 2016

La morada final.


Algo sucedió después de la última vez que visité un cementerio. Las cosas se vuelven tan diferentes después de mirar donde termina el vaso que nos transporta. Sin querer volvieron a mi mente escenas  bellas de la vida, el abuelo bailando mientras mi padre tocaba el violin. La abuela contándome la primera vez que vio el mar y su asombro al mirar las olas altas, tan altas... sus ojos brillantes mientras me contaba esa anécdota.  Los relatos de lo que sucedia en la revolución, como las mujeres corrían a esconderse en el campo... a campo abierto para no ser mancilladas por el ejército. La manera como entraban los soldados a las casas buscando comida... miré la última morada que mi padre y tíos les prepararon con esmero. Honrar a mis ancestros es lo que me han enseñado, hay dentro de la pequeña casita flores vivas en macetas, plantas que han sembrado -porque en la última morada siempre debe haber vida- ha dicho mi padre. Ahí también están mis tías abuelas. Las oraciones no se hicieron esperar y encendimos una veladora, me admiré al ver que mi padre buscaba cerillos en una maceta - aquí deben estar, siempre mis hermanos dejan cerillos- dijo mientras miré sorprendida como sacaba dos cajitas. Durante las oraciones a mi mente llegó el recuerdo de aquella tristeza grande cuando vi a mi abuela en su caja... el recuerdo fue como la imagen de una fotografía lejana, separada de mi.

Quizás es porque he entendido que el cuerpo descansa mientras el recuerdo sigue vivo, lo mismo que el cariño, las anécdotas, las enseñanzas.  Mirar la vida como si fuera el último aliento me ha llevado a volver la mirada hacia la naturaleza, a buscar entre los textos antigüos la forma como el ser humano se relacionaba con plantas y animales.

-Aquí me vas a traer cuando muera- Ha dicho mi padre y yo he sonreído, hasta hace unos años le llevaba la contraria y siempre le decía que buscaría otro lugar. Pero esta vez mi sonrisa ha sido un si, tal vez he comprendido la importancia que tiene para él, mi madre, incluso para mi el hecho de que una familia descanse en una sola casa, la morada final.

Szív Márquez

6 may. 2016

Señales


La luz que explota crece y se hace fuerte, iluminando alrededor
Las dudas desvanecidas en el cosmos, en el espacio iluminado por un solo resplandor.
La parte física que desaparece para quedar solo la inmensidad.
El ojo que parece no verme pero sabe todo acerca de mi.
Esa sensación familiar en una sola presencia. 
La forma sutil para devolverme al camino correcto. 
La eternidad al final de las puertas.
La vida que se percibe en cada instante.



Szív Márquez.



1 may. 2016

Viajemos...

Continuemos alcanzando estrellas,
naveguemos entre constelaciones y planetas.
Aprovechemos la libertad que aún tenemos,
antes que el dragón alcance la incesante manifestación de la palabra.

Viajemos... al sur o al norte...
al este y al oeste llevando poesía... ensalzando palabras.
Continuemos el cometido de abrir cielos y desplazar montañas.
Lancémonos detrás de un cometa y viajemos en espiral...
llenando el espacio infinito con nuestro hacer y nuestro haber.
Más tarde, quizás el cansancio nos lleve a tirarnos en el césped...miraremos estrellas...
al volver la vista reconoceremos el rastro de luz dejado a nuestro paso...
Mientras tanto sigamos cantando...
compartiendo la fuerza que tienen los sueños, invitemos a los demás a bailar...
y dejar en el camino su propio rastro de luz...
Szív Márquez.

11 abr. 2016

Reencuentro...

Hace un tiempo que no escuchaba la voz del abuelo. Hoy llegó a mi nítida, fuerte, cerca de las 8:00 pm: "¡Cuánto tráfico, carajo!" Lo sentí tan cerca... y sonreí a pesar del tráfico, logré mirar sus ojos, el rostro... Seguramente  estará alegre cantando" Al amor de mis amores" en el cielo.


Sziv M

1 abr. 2016

Viajes...

Eres la faz tras la sombra de mis sueños, mi acompañante espiritual nocturno.
Me he asustado un poco al descubrirte tras la paradoja de Schrödinger,
Intenté olvidar aquella voz, inconscientemente escondí tu rostro. Hoy desperté con el corazón palpitante, temblorosa y asustada... Es tu imagen la que me persigue desde niña.
Eras tú en aquel sueño entre calles oscuras, tú en la isla aquella,  dónde hay un barco con habitaciones abandonadas.
De nuevo tú, en aquel pueblo de casas y caminos sinuosos.
Tú en la iglesia, en el estadio, en mis sueños más temidos... donde siempre creí era mi propia sombra
cuidando cada paso que daba.
No puedo dormir después de una revelación tan grande. ¿Cuántos viajes hemos hecho? Por mar y tierra, viajando, siempre viajando...

Szív Márquez

30 mar. 2016

Rescatando mis frases favoritas.

  • "La poesia es el mantra repitiéndose en mi ser, la vibración que alcanza la mirada al cielo, el oído que contempla la belleza en el misterio del silencio" Szív Márquez

    "Solo se que sin poesía, realmente muero. Literal: Necesito mi dosis de versos diarios..." Szív Márquez


    "Reencontrando mi propia luz, energía que surge, brilla, se hace fuerte, crece y mueve mundos. Girando, siempre girando" Szív Márquez

    "Algún día mi mente pensará de forma divergente fácilmente, tanto que mi ser completo será un collage multicolor y lúdico. Mientras tanto continuo aprendiendo..."
    Szív Márquez.

  • "Gracias a un préstamo de ojos se puede recordar la inmensidad, las puertas que se abren, la canción al interior del alma, el optimismo y sobre todo la facilidad para alcanzar estrellas..." Szív Márquez.


    "Caminaré descalza sobre la tierra y descubriré sus secretos.
    Escucharé el canto que surge de su interior.
    La palabra que salva,
    esa la que tiene fuerza, la que es capaz de materializarse a sí misma con sólo nombrarla"  Szív Márquez


    "Algún día podré llamar a cada constelación por su nombre
    y distinguiré el canto de las aves..." Szív Márquez

    "El milagro es que aún creo en utopías..." Szív Márquez

    "¿De qué estarán hechos los sueños?... Antes decía que de nada, llegué a pensar que eran polvo cósmico, ahora sé que los sueños se componen de la esperanza. Sigo afirmando: ¡Qué bonito es alcanzar estrellas de vez en cuando!"  Szív Márquez

    "Nuestro Universo es infinito... nada es lo que parece" Szív Márquez
  • "Dios me ha dotado de un gran optimismo para encontrar la luz aún entre la oscuridad" Szív Márquez

Acerc

25 mar. 2016

Dos mil años.

Después de leer durante mil años, había considerado la posibilidad de escribir poesía.Sin embargo, las metáforas se perdían entre reiteraciones que oscurecían sus textos, sublimaba demasiado lo técnico y al final aquello parecía un texto académico.  Así que  decidió dejar de lado su lápiz, hojas, lap y memoria  para volver a leer otros dosmil años.


Szív Márquez

12 mar. 2016

Semana cuántica.

Fue una semana de tiempos relativos...el martes tenía color de sábado, el miércoles al amanecer seguía con color de sábado pero al transcurrir las horas se convirtió en martes, a medio día se volvió viernes. El jueves, se disfrazó de viernes(y con la noticia de la surada por todos lados terminé pensando que era domingo). Ya para el viernes amanecí sin saber en que día estaba, hice un recuento de la semana, sonreí. Comprendí que era viernes y había tenido una mágica semana cuántica. 

Szív Márquez

7 mar. 2016

¿Qué es escribir?

¿Ayer? Sí, fue ayer cuando emocionada descubría el gusto por escribir.  Me fascina el movimiento de la palabra, sobre todo cuando hace precisamente eso: mover...mundos, ideas, bloques...
Antes...
De nuevo... ¿Ayer? Sí, fue ayer cuando buscaba escaparates donde dar a conocer el canto que formaban las frases, y la mirada de mi universo se desplegaba  al abrir los labios.
¿Ayer? Sí, ayer quizás fui demasiado ingenua... ayer soñaba con escribir, escribir entre el mar inmenso descubriendo misterios... Hoy solo busco escaparates para dar voz a otros... 

¿Qué es escribir? Si no existe una buena estructura, si la palabra se repite una y otra y otra vez... Si no se es capaz de mejorar la mirada de lo que hay en el mundo... ¿Qué es escribir? Cuando hay tanto por leer y documentarse... cuando hay tanto por aprender para compartir... ¿Qué es escribir?  si no soy capaz de dejar huella, vida y corazón entre el canto, si el discurso se repite sin encontrarnos, si no hay acción tras la palabra... 
¿Qué es escribir?

Szív M.

25 feb. 2016

El cuerpo biológico para morir
 debe descomponerse, acabarse y rendir al final tributo a la tierra..,
¿y eso que llamamos alma...?
                                         Szív M. 


De pronto el espacio es como un mal recuerdo, un volver en el tiempo
con impuestos sobre ventanas, se puede viajar atrás, mucho más atrás
y la sombra...
la sombra de la sombra de la sombra de la sombra... los talegos de oro... el tributo...

Qué oscuro se ve el panorama, un eco saliendo del desierto
un grito horrorizado, piedras gritando ante el sol flagelante...  un espíritu revolviendo,  girando, girando, cayendo
cayendo 
una y otra,
     otra, 
     otra vez... 

entre muros de lápidas y calaveras sonrientes
que miran con sus ojos huecos...

mirando, 
mirando y 
mirando
de forma infinita... 

Desde...
¿hace cuatrocientos años?¿mil? ¿Dos mil?...
opresión, poder, oro... ¿en qué hemos cambiado?

El grito aún está en el desierto horrorizado y el espíritu revolviendo continúa aún girando, 
cayendo, girando,
                girando,
                girando... 


Szív Márquez. 

20 feb. 2016

Reescribiendo

Encontró de pronto la forma de modificar  el espacio y tiempo. La música, cuyo ritmo y melodía era capaz de trasladarla a una época particular traspasaba los límites del recuerdo. Las ondas sonoras se oponían a las imágenes evocadas y de pronto la música saltaba a otra sintonía cambiando una canción por otra (suprimiendo el recuerdo anterior por uno nuevo). Era tal el desfile de imágenes que a veces creía sentir su cuerpo viajar por un túnel a través del tiempo.

Szív Márquez. 

4 feb. 2016

ME DECLARO INOCENTE

Él me dijo que el costo era de 45 pesos. Mientras sacaba un billete de $50 para pagarle insistió en mirarse en mis ojos. Últimamente no estoy para miradas insistentes así que le entregué rápidamente el billete.  Al recibirlo, sin dejar de mirar mis ojos, preguntó si utilizaba el servicio continuamente. Le contesté que no mucho. Mientras bajaba deprisa del taxi me entregó el cambio y se fue. Me sorprendí bastante cuando miré mi mano: un billete de 50 y una moneda de 5 pesos.

Ahora tengo remordimiento de conciencia, pero la razón me dice que en este enredo no he tenido culpa alguna.

Szív M.


31 ene. 2016

Viajemos...



Ya que no hay otro camino, viajemos...
 andando el sendero entre estrellas y sombras,
 sin perder de vista la perspectiva de luz...


22 ene. 2016

Utopía

A pesar de las estrategias para dividirnos...de las bajadas y azares... Que si ha caído el peso, que hay  más desempleo, que los desaparecidos, las reformas...  venta y contaminación de tierra y mares...

¡Sobrevivimos!

Buscamos el arte como único oxígeno. Podrán mutilar el cuerpo, robar las semillas,  sembrar pavor... no dejemos que nos roben el espíritu.
Que la música nos salve,  los murales, la escultura... en las  calles y en las plazas cante en alto la poesía... ¡Ea! Ah tomar las calles con la música,  canten y suenen los sones, que no callen al espíritu, grite fuerte la escultura en los parques, los jardines, más murales en las calles, más poesía en las esquinas, a contar historias en los taxis, miremos más cinematografía. 

Expresemos nuestro espíritu rescatando espacios, asfixiemos al dragón con poesía. 

Szív Márquez. 





18 ene. 2016

Retorno

Me encuentro  escuchando el vacío como si volviera de un largo viaje
y  el descubrimiento más grande del momento fuera la palabra.
Es como si de pronto aprendiera a leer una lengua nueva,
o irrumpiera  enmedio del silencio un canto no escuchado, una nota inventanda...
Vagamente recuerdo haber leído que la conciencia debió llegar a los cuatro años.
Atiendo insistentemente el sonido de la nada, ecos de pasos, ecos de fuertes pasos...
tras de mi, sobre mi, conmigo... mis propios pasos.
Una base de grosor muy fino y al mismo tiempo sólida conforma el camino,
advierto que solo pude haberla andado sin mirar detrás, ni debajo.
La curiosidad, de nuevo la curiosidad llevándome a cruzar senderos, construir puentes,
tejer historias, contemplar a la nada platicando en medio de la noche: "Los relojeros han dado al tiempo límite y sonido mientras el universo sigue su propio ritmo"
"Ironía del mundo: Seguir leyes establecidas sin sentido común. Los nómadas se movían por la búsqueda de alimento..."
Continúo escuchando el vacío, mientras un reloj digital me recuerda que han pasado 22 minutos después de las doce.

Szív Márquez

5 ene. 2016

Hoy salí a buscar el campo florido del que tanto me habló el abuelo... en la calle había sonrisas, en las esquinas había sonrisas, en las tiendas... por todos lados había sonrisas...