3 ago. 2015

Al estilo Schrödinger

Hace no mucho, empecé a sentirme parte de un experimento. Tu experimento. Mientras cerraba los ojos una sospecha se extendía detrás de la caja experimental.

Hoy, la verdad se ha revelado ante mi. Tu control de seguridad ha fallado por unos nanosegundos mostrandome quién era aquel tras la diversidad de rostros.

Cuando los fantasmas desaparecen, cuando solo soy yo dentro de la caja oscura, en ese instante en el cual tu no sabes si me he convertido en la gata muerta o viva, he logrado mirarte por un agujero de la caja. Sí, te he visto.

He descubierto quién está detrás de las cuatro paredes, aún cuando la has diseñado un tanto diferente adornándola con hologramas... En esos breves momentos en los cuales crees que la gata esta muerta y has apagado el mecanismo del holograma haciendo desaparecer mi universo... he visto tu rostro, tus grandes ojos brillantes han estado curiosos y fascinados con el experimento.

Al observarte, he entendido en cierta forma  mi gusto por el color verde, tu holograma aquí ha hecho un buen papel.  ( Muchas veces me había preguntado cómo es que lograbas adivinar mis pensamientos...)

Oh, no te preocupes, seguiré haciéndome la loca. Haré como que no he descubierto quien es el autor detrás de mi universo holográmico. Tú sigue jugando con la caja negra. Verás que la gata la mayoría de las ocasiones está viva...hasta el día que dejes de escuchar ruido.

Szív Márquez.