22 ene. 2016

Utopía

A pesar de las estrategias para dividirnos...de las bajadas y azares... Que si ha caído el peso, que hay  más desempleo, que los desaparecidos, las reformas...  venta y contaminación de tierra y mares...

¡Sobrevivimos!

Buscamos el arte como único oxígeno. Podrán mutilar el cuerpo, robar las semillas,  sembrar pavor... no dejemos que nos roben el espíritu.
Que la música nos salve,  los murales, la escultura... en las  calles y en las plazas cante en alto la poesía... ¡Ea! Ah tomar las calles con la música,  canten y suenen los sones, que no callen al espíritu, grite fuerte la escultura en los parques, los jardines, más murales en las calles, más poesía en las esquinas, a contar historias en los taxis, miremos más cinematografía. 

Expresemos nuestro espíritu rescatando espacios, asfixiemos al dragón con poesía. 

Szív Márquez. 





18 ene. 2016

Retorno

Me encuentro  escuchando el vacío como si volviera de un largo viaje
y  el descubrimiento más grande del momento fuera la palabra.
Es como si de pronto aprendiera a leer una lengua nueva,
o irrumpiera  enmedio del silencio un canto no escuchado, una nota inventanda...
Vagamente recuerdo haber leído que la conciencia debió llegar a los cuatro años.
Atiendo insistentemente el sonido de la nada, ecos de pasos, ecos de fuertes pasos...
tras de mi, sobre mi, conmigo... mis propios pasos.
Una base de grosor muy fino y al mismo tiempo sólida conforma el camino,
advierto que solo pude haberla andado sin mirar detrás, ni debajo.
La curiosidad, de nuevo la curiosidad llevándome a cruzar senderos, construir puentes,
tejer historias, contemplar a la nada platicando en medio de la noche: "Los relojeros han dado al tiempo límite y sonido mientras el universo sigue su propio ritmo"
"Ironía del mundo: Seguir leyes establecidas sin sentido común. Los nómadas se movían por la búsqueda de alimento..."
Continúo escuchando el vacío, mientras un reloj digital me recuerda que han pasado 22 minutos después de las doce.

Szív Márquez