5 dic. 2015

Reaprendiendo a registrar imágenes sin celular.

Lo primero es observar con detenimiento cada detalle, cada sombra y destello de luz; después cerrar los ojos y ya está. La imagen es capturada en la memoria para mirarla una y otra vez... una imagen tridimensional con olores, sabores, sensaciones...

Hoy tomé la imagen del pino que está a lado de la catedral de Xalapa, familias enteras se daban cita bajo la brisna que congelaba las manos. Luces y colores daban cierto sentido de festividad al ambiente. Una familia se tomaba fotografías con un santa claus sonriente, otros más hacían fila para hacer lo mismo. Los niños reían, alguien decía -¡yo quiero foto! cerca unos jóvenes se acercaban curiosos. Varias personas subían escalones con la intención de llegar y mirar. El letrero enviando el mensaje de Felíz 2016 de pronto me volvió a la realidad. Mi mente balbuceó -deberías sacar tu celular- pero respondí -No, si saco el celular me pierdo la hermosa postal que hay en el ambiente...

29 nov. 2015

Que la poesía es en realidad mi alimento...


"Olvidas que mi alma es bella porque es libre,
que la poesía es en realidad mi alimento,
me es vital una dosis de versos diarios
dame un poco de Paz, Benedetti, Sabines..."

                                                             Szív Márquez


A veces,  la realidad parece intentar ofuscar mi optimismo, poner un manto oscuro sobre mis ojos, es en esos momentos  cuando realizo un retiro enmedio de la loza y el cemento. Ahí ante el frío pavimento, entre el polvo y ruidos de bocinas encuentro un espacio para la poesía.

Al fijar  la mirada entre notas poéticas, logro llegar a lo alto de una montaña, descender en el vuelo recorriendo caminos, bosques, ríos, paisajes... de pronto, como si la medición actual del tiempo fuera un espejismo,  la poesía se convierte ante mi en  una gran puerta de energía para comprender el cosmos.

Puedo cerrar o abrir  los ojos, encerrar en un puño el universo. Transformarme en ave y viajar por  el cielo, mirando la perfección de la Tierra.  Salir, como un átomo cualquiera y maravillarme ante la inmensidad del espacio...

La poesía es el todo girando ante mi,  me convierto en luna, tierra, espiral, universo. 
Después, cuando mi ser ha vibrado con las notas más altas encontradas en ese espacio, desciende lentamente y llega a mi cuerpo. Es en ese momento cuando la poesía ha cumplido su objetivo, sumergiendo en paz y armonía mi espíritu. 

Szív Márquez.