25 ene. 2013

No me llames escritora...


No. Yo no escribo poemas, no soy buena con la prosa, tampoco con la rima...No. No me llames escritora.

Yo solo puedo expresar lo que mi espíritu observa al cruzar una calle, una sonrisa, unos ojos, la armonía de las voces, un paisaje entre el azul y el magenta.

Si supieras lo que veo: El Universo en la Tierra. Te maravillarías de los colores, las nebulosas y el polvo de estrellas.

A veces cuando te miro a los ojos, veo constelaciones y planetas. Toda una potencia en desarrollo, un Ser de Luz, un Sol, una Estrella.

He visto cometas pasar, y ángeles con trajes dorados en la acera. Sí. Al salir de casa toco Universos y Estrellas. Algunos con estelas azules, doradas, naranjas, verdes... pocas veces encuentro oscuridad en alguna existencia. Cuando esto sucede mi corazón entristece, un dolor se apodera de mi pecho, la voz se ahoga, el aire me falta y debo alejarme porque temo morir de asfixia ante la pena. Por fortuna son pocas las personas con tanta oscuridad dentro de ellas. Agujeros negros que puedo sentir de una a otra acera.

En ocasiones, al andar en taxi me gusta ver el semblante de quienes van a mi lado y los que andan afuera. El sonido de la voz es música tocando puertas. Tengo mis timbres de voz preferidos guardados como postales en el recuerdo del oído.

Volviendo al tema te digo que No. Yo no soy escritora.
Solo te cuento lo que mi espíritu observa... Si tu supieras...

Szív Márquez.
Estando en altamar, la brújula se rompió.
El sol se burló y sin piedad evaporó unas lágrimas.

Con uno de mis cabellos trazó la nube...
otra  hebra sirvió para rasgame el corazón.

El mástil de mi propia embarcación
fue su  herramienta de tortura.

Así ante la tormenta
pronto se alejó...

Cerré los ojos cuando las olas agitaron
el barco...

No hubo plegarias...
solo corales y estrellas de mar.


Szív Márquez.