23 abr. 2012

Nuestro Universo es Infinito, nada es lo que parece...

El planeta no es tan grande como lo suponen mis sentidos, Italia no está tan lejos si miro un globo terraqueo, la ¿Patagonia?  tambien se ve cerca al sur. ¿Las nubes? Unos kilómetros arriba de mi cabeza y se alcanzan muy temprano cuando viajas a las seis de la mañana por carretera.  Mi cuerpo no es más que un conjunto de células entre las cuales hay cierto espacio. Soy un ser que de vez en cuando desaparece hecho polvo integrándose a la Tierra.  Y logro mirar,  gracias a la luz que se realiza en mis ojos. A pesar de esto soy aliento divino, herida de sol, estrella de un sueño, extensión de unos brazos, semilla y esencia de ideas,  herencia de mis ancestros, portadora de un lenguaje, camino y trasluz.  Y porque tú tambien eres aliento divino, herida de sol, estrella de un sueño te respeto  y porque también te desintegras de vez en vez fundiéndote en la tierra espero el mismo respeto. Pero cuando intentas pisotear  mi semilla,  apagar mi luz, dañar mi camino, me rebelo. Porque aunque en este infinito universo nada es lo que parece la realidad es que me gustan mis sueños, el espacio y el tiempo, asi  que  seguiré andando hasta que la Tierra reclame mi cuerpo y la luz de mi alma se reúna con el eterno.

Szív Márquez