12 mar. 2011

Puedes mirar mi alma...

Puedes mirar mi alma fácilmente si observas con detenimiento mis ojos.

Puedes llegar a ella, tocarla con un verso o una bella melodía...
si te fijas bien incluso la puedes ver en mi sonrisa. Mi alma a veces se desliza entre sueños de sol, otras se sumerge en las profundidades del océano. Con ella he logrado mirar la punta del Himalaya, seguir los cometas...alcanzar estrellas.
Algunas veces hace viajes muy largos, me muestra mundos increíbles...saca fuerzas del infinito.
Mi alma es una viajera...una viajera multicolor. A veces la encuentro cantando
una melodía en pleno tráfico. En las tardes calurosas de marzo
platica cara a cara con la vida. Cuando alrededor mío hay tristezas
dirige mi vista hacia el optimismo. Si de pronto pierdo mis fuerzas,
me insta a descansar un poco mientras me relata cuentos increíbles.
Me ha dicho que algún día conoceré Dinamarca o Polonia...Mi alma es mágica...
continuó platicando el agua del río... y susurrando, susurrando se alejó...

Szív Márquez