14 oct. 2011

CALAVERAS

Les comparto un fragmento acerca de la tradición de escribir Calaveras, tomado de http://www.machetearte.com/machetes2/1415/doc8.htm

"En el siglo XIX, después de la caída del imperio de Maximiliano de Habsburgo, en la prensa nacional cobró fuerza la caricatura política como una forma de la crítica a las fuerzas conservadoras. Pero es con José Guadalupe Posada y su editor, Antonio Vanegas Arroyo, ya en ese México porfirista que excluye de la modernidad positivista a vastos sectores sociales, cuando las calaveras hacen su aparición para, en una paródica reinterpretación de las danzas macabras medievales, criticar con humor las vanidades de los sectores sociales egoístas y de los políticos ambiciosos y corruptos de la época.


Estas calaveras -la mayoría de autores anónimos- consisten en versos jocosos, octosílabos, en general décimas o coplas (lo que hace imaginar que también se podían acompañar con música o que retoman la tradición medieval del cancionero), que aparecen al pie de ilustraciones de personajes descarnados, caricaturizados, pero que asumen los papeles que se critican, ya sean populares, de profesiones o de quienes están en el candelero político o social.

La tradición de las calaveras se arraigó en México por la celebración del día de muertos, junto con algunos otros fenómenos literarios, como la representación de Don Juan Tenorio , de José Zorrilla, que tuvo gran éxito a fines del siglo XIX, y cuyo montaje, incluso con variantes paródicas, se convirtió en una costumbre de esa temporada, pues su mensaje final concordaba con esa visión picaresca de la vida mexicana, que permite pecar desaforadamente y arrepentirse en el último instante de la vida para lograr el perdón divino; cinismo que, por cierto, no perdonan las calaveras"
>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>>

Ahora si según nuestra tradición aquí van mis

CALAVERAS

Llegó el momento señores
de escribir las calaveras
al cabo que aquí la muerte
se ha soltado de veras.

La calavera llegó
a Veracruz hace tiempo
se adelantó a la tradición
de tamal y pan de muerto.

Venía sonriente la flaca
pues había mucho muertito.
Hoy ya nadie la aplaca
ni pidiendo un milagrito.

Los políticos no saben
que argumentos dirigir
a la nación, para votos
pronto, pronto conseguir.

Y es que entre tanto muerto
el pueblo ya no confía
en votar por el pri-mero
de tin-marín ¡una osadía!

Al final de tanta bulla
es como el juego de azar
La muerte solo sonríe
pues gana entre tanto bazar

Szív Márquez.