27 dic. 2015

2015

¿Qué es el tiempo?
Un circuito cargado de memoria, combo de experiencia,  colección de instantes.
No puede  contar como "otro año atrás", el tiempo es  la bifurcación de la vida, ondas gravitando el espacio,pasado y futuro conjugados

Un lapso en la inmensidad de la existencia, el mañana convertido en ayer, la energía transformada en hoy. Cúmulo de lo que fui y soy...
Entrega de mi propia existencia aprovechada o gastada, instantes eternos tatuados en la memoria orgánica de mi ser. Un espacio abierto a lo que será.

Esperanza, grano de arena ante la inmensidad de un milenio, arriba y abajo, pasado y futuro... el tiempo es un río que corre entre grietas y resquicios.  2015 línea dorada del ser, visión de la cultura que impera... Ilusión del alma que observa...

Szív Márquez








8 dic. 2015

Génesis.

Y al abrir los ojos... Dios había hecho la luz, separando mis días de mis noches... Szív Márquez.

5 dic. 2015

Reaprendiendo a registrar imágenes sin celular.

Lo primero es observar con detenimiento cada detalle, cada sombra y destello de luz; después cerrar los ojos y ya está. La imagen es capturada en la memoria para mirarla una y otra vez... una imagen tridimensional con olores, sabores, sensaciones...

Hoy tomé la imagen del pino que está a lado de la catedral de Xalapa, familias enteras se daban cita bajo la brisna que congelaba las manos. Luces y colores daban cierto sentido de festividad al ambiente. Una familia se tomaba fotografías con un santa claus sonriente, otros más hacían fila para hacer lo mismo. Los niños reían, alguien decía -¡yo quiero foto! cerca unos jóvenes se acercaban curiosos. Varias personas subían escalones con la intención de llegar y mirar. El letrero enviando el mensaje de Felíz 2016 de pronto me volvió a la realidad. Mi mente balbuceó -deberías sacar tu celular- pero respondí -No, si saco el celular me pierdo la hermosa postal que hay en el ambiente...

29 nov. 2015

Que la poesía es en realidad mi alimento...


"Olvidas que mi alma es bella porque es libre,
que la poesía es en realidad mi alimento,
me es vital una dosis de versos diarios
dame un poco de Paz, Benedetti, Sabines..."

                                                             Szív Márquez


A veces,  la realidad parece intentar ofuscar mi optimismo, poner un manto oscuro sobre mis ojos, es en esos momentos  cuando realizo un retiro enmedio de la loza y el cemento. Ahí ante el frío pavimento, entre el polvo y ruidos de bocinas encuentro un espacio para la poesía.

Al fijar  la mirada entre notas poéticas, logro llegar a lo alto de una montaña, descender en el vuelo recorriendo caminos, bosques, ríos, paisajes... de pronto, como si la medición actual del tiempo fuera un espejismo,  la poesía se convierte ante mi en  una gran puerta de energía para comprender el cosmos.

Puedo cerrar o abrir  los ojos, encerrar en un puño el universo. Transformarme en ave y viajar por  el cielo, mirando la perfección de la Tierra.  Salir, como un átomo cualquiera y maravillarme ante la inmensidad del espacio...

La poesía es el todo girando ante mi,  me convierto en luna, tierra, espiral, universo. 
Después, cuando mi ser ha vibrado con las notas más altas encontradas en ese espacio, desciende lentamente y llega a mi cuerpo. Es en ese momento cuando la poesía ha cumplido su objetivo, sumergiendo en paz y armonía mi espíritu. 

Szív Márquez.  

26 nov. 2015

¿De qué color es la angustia?

Debo salpicar la hoja y hacer un despilfarro de palabras.
Ante la mudez de mi boca
la hoja digital se va poblando de imágenes,  gritos,  angustia.
Ni siquiera puedo escribir una palabra soez.
Pero al menos, al menos la angustia desaparece.
Necesito sacar las imágenes y los gritos, el ruido del motor de los helicópteros,
la visión de los cascos...
Aquí están sacudiendo la hoja, gritando frenéticamente,
Mirando con sus ojos llenos de rencor, con la frialdad de quien ha convivido muy poco
con sus semejantes.
¿De qué color es la angustia? yo solo puedo ver una mancha de pintura color mostaza
resbalando a cielo abierto.
¿De qué color es el temor?  frío,   como una mecha morada, cayendo sobre la tierra.
Evito el color rojo, las palabras frías y angustiantes  no pueden llegar a nivel de terrorismo.
Al menos no en esta hoja digital en la cual he vaciado solo algunas palabras.

Prefiero imaginar que pronto, la única frialdad que pueda sentir sea la lluvia con sus colores de invierno, regalando paz y pureza a mi cielo.

Szív Márquez

Caos

Podría gritar piedras ante el caos en mi cabeza.
Un flujo espeso brota, al chocar ante la realidad,
el cielo se llena pronto de una densa niebla color mostaza.
Pero no hay voces, ni sonidos en mi.
Solo una impotencia infinita,  ante la fuerza brutal.
No hay palabras, solo una sensación de desconcierto...

La vaguedad, la ambigüedad manifiesta que deja el cielo muy cerca al infierno.
El descaro, el rostro del dragón cercano.
Gritos, voces, pies que corren, el golpeteo del miedo por unos instantes...
En el aire azufre y fuego.
Cascos y trotar de caballos.

Szív Márquez


22 sept. 2015

Tiempo
un taxi
el aire moviendo mi cabello
el espacio
un atrapasueños azul.
Tiempo
la carretera
una canción que no me gusta,
los parpados ceden...
Silencio acompasado.
Un atrapasueños azul.

Szív Márquez.

15 sept. 2015

La noche duerme...

Hoy, bajo las nubes que amenazan con lluvia, la noche duerme...
quizás sueña con aquellos días tranquilos de feria, dulce de algodón, carrusel, el parque...
o tal vez con paseos en bicicleta por veredas y ríos.

La noche respira... escucho su aliento acompasado entre el canto de los grillos.
Veo a lo lejos la ciudad, con sus luces y algarabía arrullando a la noche.
La noche  con su tranquilidad de ser  durmiente...
La oscuridad envuelve, la arropa con un silencio pacífico,
la noche con su aliento acompasado trae recuerdos de infancia.

Silencio... hoy hasta el viento se ha detenido para no despertarla.

                                                                          Szív Márquez

12 ago. 2015

Si pudiera decirte - Poeta invitado Jorge A. Salinas Miros.

Si pudiera decirte

Como logré contar las estrellas sin ti, tal vez el cielo destellaría celos por mí.

Que cada estrella, seria un custodio que me obligaría a dejarte de amar.

Si pudiera decirte

Como logré superar el frío de mi soledad, los otoños venideros, me dejarían sin hojas y

sin ramas que levantar.

Si pudiera decirte

Que el infierno también es el cielo, temo que DIOS

me quite de tu seno.

Si pudiera decirte

Que lo que viví contigo, no fue sueño ni momento

me atrevería a ser de nuevo tu dueño.

Te amaría no una ni dos si no mil veces en mis sueños.


                                                                                    Jorge Adalberto Salinas Miros



3 ago. 2015

Al estilo Schrödinger

Hace no mucho, empecé a sentirme parte de un experimento. Tu experimento. Mientras cerraba los ojos una sospecha se extendía detrás de la caja experimental.

Hoy, la verdad se ha revelado ante mi. Tu control de seguridad ha fallado por unos nanosegundos mostrandome quién era aquel tras la diversidad de rostros.

Cuando los fantasmas desaparecen, cuando solo soy yo dentro de la caja oscura, en ese instante en el cual tu no sabes si me he convertido en la gata muerta o viva, he logrado mirarte por un agujero de la caja. Sí, te he visto.

He descubierto quién está detrás de las cuatro paredes, aún cuando la has diseñado un tanto diferente adornándola con hologramas... En esos breves momentos en los cuales crees que la gata esta muerta y has apagado el mecanismo del holograma haciendo desaparecer mi universo... he visto tu rostro, tus grandes ojos brillantes han estado curiosos y fascinados con el experimento.

Al observarte, he entendido en cierta forma  mi gusto por el color verde, tu holograma aquí ha hecho un buen papel.  ( Muchas veces me había preguntado cómo es que lograbas adivinar mis pensamientos...)

Oh, no te preocupes, seguiré haciéndome la loca. Haré como que no he descubierto quien es el autor detrás de mi universo holográmico. Tú sigue jugando con la caja negra. Verás que la gata la mayoría de las ocasiones está viva...hasta el día que dejes de escuchar ruido.

Szív Márquez.

22 jul. 2015

Canto I

Vibra mi voz aún en la oscuridad,
el aire murmura junto al eco.
Mientras Orión sea mi referente seguiré avanzando.
La penumbra es un reto,
me deslizo sobre un hilo de luz.
Subiré el sendero escarpado
aunque las piedras griten ante mis huellas.

Persigo el olor de césped recién cortado,
                                                       vibra mi voz aún en la oscuridad
no hay más lámpara que el viejo canto.
                                                        el aire murmura junto al eco.
Aún sin brújula seguiré adelante sin miedo
                                                        Mientras Orión sea mi referente seguiré avanzando
Reconozco ahora mi gusto por la oscuridad.
                                                        La penumbra es un reto,
Solo puedo percibir las estrellas ante la completa oscuridad
                                                        Me deslizo sobre un hilo de luz.
Feliz ahora, ando el camino, allá, hacia lo alto de la montaña.
                                                        Subiré el sendero escarpado          
Eso es lo que sé hacer: Perseguir luceros
                                                         Aunque las piedras griten ante mis huellas.


Szív Márquez.

                                   


         

1 jul. 2015

Alarido.

La lluvia no logra lavar los abruptos quejidos de la tierra.
Se oye en la ciudad un rumor de piedras,  el coro alcanza una intensidad muy grande.
Ni las voces en diversas lenguas calman el suplicio. 
Una oración no basta. Szív Márquez.
--------
Entre agua se arrastra el polvo, sucumbe cada atardecer
entre el latido de la noche.
Abre los ojos ante la luz pero continua a ciegas.
El polvo anda a tientas, entre agua y aceite.
Se le ha olvidado jugar entre el aire y con las hojas de los árboles.
Cae pronto ante las trampas de luz,
cae pronto ante el filtro solar.
El polvo que solo sabe volver al polvo
y bailar entre el aire, adormecido en lo alto de las montañas
o en los resquicios de las rocas.
A veces se deja pisar, otras veces es sacudido con furia,
llevado a lo más alto del camino.
El polvo va y viene, sueña y se estremece
Canta con la lluvia y sueña con el sol.
A veces se escucha su grito, fuerte, claro. Los leopardos y leones escuchan, tiemblan, disfrazan su temor diciendo: "Eso es solo el alarido del polvo"

Szív Márquez.

30 jun. 2015

Por qué fomentar la lectura


Leemos para encontrarnos, para buscar, entender, confirmar, comparar, imaginar…  La palabra escrita es como un espíritu que habita en los libros, espíritu que se manifiesta en el momento en que un lector abre las páginas de un libro liberando la voz encerrada en el mismo.  Gracias a la magia de la palabra escrita conocemos civilizaciones antiguas, paisajes increíbles, ciudades y montañas a las cuales quizás nos es difícil llegar; la lecturas nos lleva hacia un sendero, son un viaje accesible para todos.
Actualmente miramos una sociedad donde  la televisión, los videojuegos, el internet, parecen ser el imperio de la violencia. Son pocos los espacios que promueven la cultura. Anteriormente en los pueblos era una tradición que el abuelo, la abuela, el hermano mayor, el primo narrara historias a los más pequeños. De esta forma los relatos pasaban de generación en generación de forma verbal.  Hace algunos años mamá o papá leían a sus hijos un cuento antes de dormir, lo cual  aparte de lograr el desarrollo de la imaginación en los pequeños  estrechaba de alguna forma los lazos familiares.
Hoy vivimos de forma acelerada. Quizás el trabajo, llegar a casa un poco cansados nos impide contar o leer un cuento a los más pequeños.  Los padres ya no observan qué es lo que niños y jóvenes miran o aprenden por medio de la tecnología.
Como sociedad abrir espacios para la cultura ya no es una necesidad sino una obligación, la violencia nos está ganando.   Es prioritario dar a niños y jóvenes más ejemplos culturales: pintores, músicos, integrantes de un ballet folklórico,  lectores, poetas… la sociedad necesita de todos ellos.
Hace algunas épocas se observaba en los pueblos tríos musicales tocando sones en las plazas, grupos civiles que recorrían las calles con las danzas,  hace falta que esos espacios públicos sean tomados de nuevo por la cultura.  Dentro de este panorama fomentar la lectura debería ser también una tradición.  La lectura y narración en plazas públicas es algo práctico y gratuito, es necesario únicamente voluntad, un libro, un lector y  ¡a compartir lecturas!
En los años que he estado como mediadora de lectura observo que niños y jóvenes disfrutan mucho compartir lecturas en el parque.  Una tarea nada fácil al principio pero que una vez iniciada experimentan de forma gozosa.  ¿Por qué fomentar la lectura? Necesitamos fomentar la lectura, la escritura, las artes en general para apoderarnos de nuevo de esos espacios públicos: plazas, calles, parques, kioscos, jardines… para que niños y jóvenes encuentren en la lectura los héroes que hemos ido deformando como sociedad. Para que sean capaces de imaginar, expresar libremente sus ideas, justificar, argumentar, buscar algo con un fin y se encuentren e identifiquen en nuestra herencia cultural, pero sobre todo para que sean capaces de tener un vocabulario que les permita expresarse, encontrarse, para que logren desarrollar la sensibilidad  que los identifique como seres humanos logrando  sembrar las semillas de valor y  respeto  en sí mismos y  los demás.  

Szív Márquez (María del Carmen Márquez Ramírez)

6 may. 2015

Hija del tiempo...


Yo soy la hija del tiempo y entre milenios navego,
respiro el aire de los siglos, juego dentro del laberinto del misterio.
A veces, me visto de rojo y camino en medio del desierto,
me sumerjo en un mar de leyendas, mitos, sueños y silencio.

En mi ser hay dos espejos reflejando el universo.
He visto batallas, castillos,sueños, estrellas, caracoles, esteros.
Escucho el grito de las piedras, el  sollozo de los ríos, el S.O.S. de los hielos;
el secreto  que entrega el aire mientras el agua sumerge recuerdos.

Yo soy la hija del tiempo: aire, fuego, agua, tierra, movimiento.
Semilla oculta en el sendero con mi vestido de fuego.
Bailo de forma incansable, pies desnudos sobre el cielo...
El movimiento encarna  reclamos, mares, utopías, delirantes voces y unos versos.


Szív Márquez.














3 may. 2015

Telescopio

Construí un telescopio con las hojas del calendario. Es un mecanismo único, hasta hoy alcanza una distancia de siete meses y 10 días. Gracias a su enfoque de 223.08 días puedo mirar con claridad el universo de ayer. Encontré gracias a este instrumento maravilloso unas manchas ilusorias  alrededor de verdades. Es curioso, entre más segundos, más detalles. Debo confesar mi asombro al observar a la distancia de 7 meses 10 días el planeta de la verdad camuflada.  A 90°sur  encontré la constelación de vanidad, más adelante a unos 180° estaban soberbia y maldad. Sonrío al recordar que sin este instrumento creí mirar claramente mi universo. He felicitado al tiempo, por regalarme el primer segundo hace exactamente 7 meses y 10 días.

Este día, por fin terminé de construir el maravilloso artefacto,  de ahora en adelante deberé ir ajustando el enfoque de acuerdo a los segundos y los días. Esta pieza única me ha regocijado tanto que hoy me he declarado hija del tiempo
.

Szív Márquez.



















21 abr. 2015

Tiempo


















Tiempo medible para nuestros cuerpos mortales...
tiempo eterno, tiempo sin fin.
Espacio indeterminado,
la distancia entre dos experiencias.
Tiempo afable, tiempo amoroso.
La forma de medir una historia.
Tiempo silvestre, tiempo de pan y vino, de rosas y estrellas,
mi ayer convertido en hoy.
El lapso entre mis ojos de niña y la realidad presente.
Tiempo vivo, tiempo muerto, tiempo innumerable,
dos horas, dos minutos, dos años, dos siglos, dos ayeres, dos mañanas.
Tiempo para olvidar, tiempo para despertar.
Un perfume, el espacio entre dos labios, latidos del corazón.
Tiempo para abrir puertas y ventanas, tiempo para cerrar ciclos,
para tirar cartas.
Un par de versos, un sol, la montaña.
Tiempo amable, tiempo incierto.
La distancia entre dos manos, el canto de los árboles por la mañana.
Tiempo de espirales y luceros. Tiempo viajero,
reencuentro de mundos, navegando entre nubes.
Tiempo alegre, tiempo fresco.
nuevos soles, nuevos mares, nuevo cielo.

Szív Márquez





4 abr. 2015

Reflejo de luz



La poesía invade mi ser de forma lenta llenándome de luz.
Reflejándose en los ojos.
Deposito cada mirada, cada sorbo de poesía en el sonido del viento.
Las calles lucen libres, y el  silencio, el silencio es un alivio para el alma
que se contempla de forma leve en cada verso…
La poesía invade mi universo, encontrando miradas.
Bebo poesía, el néctar dulce que nutre mis sentidos.
La poesía es el mantra repitiéndose en mi ser, la vibración que alcanza la mirada al cielo, el oído que contempla la belleza en el misterio del eco.
Puedo abrir o cerrar los ojos y encontrar poesía en el hacer cotidiano, entre cemento y tierra; entre muros y semilla.
Existe un hilo infinito que une el todo con la poesía prehispánica o contemporánea… se puede escuchar la voz,  nadar entre pájaros azules, volar sobre aves de concreto.
El paisaje, nuestro paisaje vivo aquí, ahora,  contemplado en la poesía como reflejo de luz.


Szív Márquez

23 mar. 2015

Aprendiendo a andar...

Era necesario el espacio de este año, no el de mañana, ni el de hace 15 años. La presencia de este cielo, que no es cualquier cielo; y la tierra, tan indispensable para mirar, sentir y comprender...

Me resultaba conveniente el aire de este año, su atmósfera y sobre todo la noche, la noche que desde la infancia se presenta ante mi como el vasto mar bajo el silencio de una bóveda... espejo quizás de mi alma.

Era en fin, preciso conjuntar la hora y el día,  el lienzo y las estrellas, el silencio y la melodía... para que el ser, habitante de mi materia se atreviera a andar. Si, andar.  Como hacen las aves por el cielo,  los peces en el agua, las tortugas en la arena, el jaguar en la selva...

Para reconocerme como habitante de este mundo, no solo de mi colonia o ciudad, ni de mi municipio o país.  Habitante del mundo, de este mundo. El de hoy, para andar a pesar de las desconfianzas y desengaños. Para reconocer el cielo como mi techo y cada suelo que piso, como parte de mi hogar. Para descubrir la confianza, la fe y la paz.

Después de encontrar mi gran hogar es hora de explorarlo, ahora puedo empezar a caminar.

Szív Márquez.