10 ago. 2013

Soneto















Cuando la puerta abrí, miedo tenía.
Un suave algodón derretía el cielo,
la montaña al fondo invitaba al vuelo.
Muerte o Libertad:¿Cuál prefería?

Una voz de pronto me detenía,
fatalidad, agonía o celo.
Negándome a seguir a ras del suelo
los oídos cerré. ¡Oh alma mía!

Tres sueños realicé en breve espacio.
Más puertas abrí, hallé un camino:
Una llama interior color topacio.

Suspiro al mirar el sol matutino,
hoy muero si la arena cae despacio
por alcanzar estrellas ¡Tras mi sino!
                                                                                                           
                                          Szív Márquez
Publicar un comentario